Inspírate, Noticias

Ondas cerebrales y estado mental

Diagrama ondas cerebrales

Nuestro cerebro emite diferentes tipos de ondas cerebrales, fruto de una actividad eléctrica cuya frecuencia se mide en hertzios. Éstas son producidas en estado de conciencia o no, o también en un estado de vigila como durante el sueño.

Categorizadas en cinco tipos mediante el alfabeto griego:

Gamma: 32-100 Hz.

Se asocian con estados de alta cognición, de intensa actividad mental. Esta frecuencia se da en estados de vigilia y cuando estamos intentando resolver un problema, sujetos a momentos de alta concentración.

Beta:13-40 Hz.

Es el estado natural de las personas cuando están en vigilia y en un grado de atención medio. En fase beta, la mente permanece despierta, se manifiestan cuando pensamos y trabajamos con normalidad.

Si estamos agitados o nerviosos por pensamientos, se dice que estamos en estado de “hiperactividad”. Este estado corresponde a lo que comúnmente se llama un beta estado negativo. Por el contrario, cuando nuestro cerebro opera a gran velocidad pero con lucidez, nos encontramos entonces en un beta estado positivo, donde la lucidez mental y los estados de intuición son característicos.

Alfa: 8-13 Hz.

Se producen cuando cerramos los ojos y relajamos nuestra actividad mental. Se trata de ondas más lentas que reflejan un estado de calma y de paz interior.

La imaginación puede ejercitarse de forma muy favorable cuando entramos en ondas alfa. Es un estado de intersección con nuestra psiquis, ya que a partir de aquí nos podemos poner en contacto con zonas de nuestro ser interior de las que no teníamos verdadera conciencia.

El cerebro produce este tipo de ondas cuando estás verdaderamente relajado. En el estado alfa desaparecen los miedos, los temores y las preocupaciones y se experimenta una sensación de paz y bienestar general del organismo.

Theta: 4-8 Hz.

Son ondas lentas asociadas a estados de extrema creatividad. Es una estado de relajación profunda, de sueño poco profundo o de meditación.

Las soluciones surgen sin esfuerzo aparente, como una iluminación. Son propias del subconsciente humano. La actividad cerebral desciende en un soñar despierto.

Delta: 0,1-4 Hz.

Son las ondas más largas, lentas y ondulantes de todas. Normalmente, se producen durante el sueño profundo, mientras se duerme y también en la meditación avanzada.

Cuando nos vamos a dormir, las ondas cerebrales van pasando sucesivamente de beta a alfa, theta y finalmente, delta. Durante el sueño se producen ciclos que duran unos 90 minutos.

Cuando una persona despierta de un sueño profundo, la frecuencia de sus ondas cerebrales se va incrementando progresivamente, pasando de delta a theta, luego alfa y finalmente, beta. Durante este proceso de despertar, no es extraño que una persona permanezca en un estado theta durante un tiempo (por ejemplo, unos 15 minutos). Esto le permitirá tener un libre flujo de ideas, lo cual puede aportarle soluciones, ideas nuevas o nuevos puntos de vista, siendo este un estado especialmente creativo y productivo.

Las personas que llegan con facilidad a este punto tienen un sueño reparador.

_

Cada ciclo de ondas corresponden a momentos concretos, cuando queremos descansar nos inducimos en una velocidad del cerebro menor a cuando necesitamos resolver un problema en el que la velocidad se acelera.

El bienestar y equilibro suceden cuando las ondas cerebrales se alinean y adecuan a lo que hacemos en un preciso momento. En cambio, cuando se da una mala combinación provocan confusión, ansiedad, nerviosismo, estrés, conductas negativas.

De la forma en la vivimos, en los tiempos acelerados de la sociedad, permanecemos la mayor parte del tiempo bajo el patrón de ondas beta. Las meditación nos ayuda a bajar la velocidad, a no tener una actividad cerebral alta cuando tenemos intención de descansar, al igual que los sonidos binaurales nos ayudan a conseguir cambiar nuestro patrón de ondas.