All posts filed under: Relatos

Om101 Your Own lights Leticia Rey

Your own lights

¿Cuánto tiempo has perdido viviendo la vida que quieren que vivas los demás? ¿Cuántos momentos has despilfarrado siendo un ejemplo a seguir para el resto? Si nos paramos a analizar el tiempo que gastamos “queriendo ser” y cuánto “dejando de ser” nos volveríamos completamente locos. Los cánones están escritos en pergaminos interminables y nosotros somos tan absurdos que nos dedicamos a cumplirlos a raja tabla. La felicidad se limita al bienestar propio y nos olvidamos de eso. Nos olvidamos de ser únicos y tener personalidades arrolladoras por miedo a defraudar o por miedo a “no llegar a ser”. Y el único deber que tenemos es ser felices, sin supeditar a los demás. Las carencias emocionales son tan grandes que estamos subyacentes a ellas constantemente, olvidándonos de vivir nuestra propia esencia. Las personas se sienten tan poco queridas que se pasan la vida agradando a los demás y siendo marionetas de una sociedad exigente y poco inteligente. Cuando te das cuenta que el tiempo pasa, cuando te paras a analizar que eres tan feliz con tan …

Om101 Existe Dios Cuento Tibetano

¿Existe Dios? – Cuento tibetano anónimo

Hay una hermosa historia de Gautama Buda… Una mañana un hombre le preguntó: «¿Existe Dios?». Buda miró al hombre a los ojos y le -dijo: «No, Dios no existe». Ese mismo día, por la tarde, otro hombre le preguntó: «¿Qué piensas acerca de Dios? ¿Existe Dios?». Buda miró al hombre a los ojos y le dijo: «Sí, Dios existe». Ananda, que estaba con él, se quedó muy confundido, pero él ponía siempre mucho cuidado en no interferir en nada. Si tenía alguna pregunta, por la noche, cuando todo el mundo se retiraba y Buda se disponía a dormir, se la exponía. Pero esa tarde, a la puesta de sol, otro hombre vino con una pregunta muy parecida aunque formulada de forma distinta. El hombre dijo: «Hay gente que cree en Dios y hay gente que no cree en Dios. Yo no sé a quien creer. He venido a pedirte ayuda». Ananda estaba muy interesado en oír la respuesta de Buda; en un mismo día había dado dos respuestas absolutamente contradictorias y ahora surgía una tercera …

guerra y paz en el hogar Borja Vilaseca

Guerra y paz en el hogar, por Borja Vilaseca

No hay relaciones más amorosas y a la vez tan conflictivas como las que se crean en una familia. Tarde o temprano hay que comprender y aceptar a los padres para poder disfrutar de los hijos y de la vida. Aunque el árbol genealógico de la familia X se remonta muchas generaciones atrás, la historia de nuestros protagonistas comenzó en la década de los 50, cuando el señor A y la señora B decidieron prometerse amor eterno, trayendo a la vida al bebé C apenas nueve meses después. A pesar de sus buenas intenciones, los días felices no tardaron en desvanecerse, sobre todo tras los nacimientos de los bebés D, E y F. Como padre de cuatro hijos, el deber de la responsabilidad atormentaba al señor A hasta el punto de obligarle a residir en su despacho. Sin darse cuenta, se había convertido en un adicto al trabajo. Al igual que el resto de empleados del sistema capitalista, cada mañana se uniformaba con americana y corbata de colores grises, a juego con su rutina. Trabajaba …

OM101_gloria_fuertes_todo_lo_negativo

Todo lo negativo, de Gloria Fuertes

Todo lo negativo hay que eliminarlo. Aunque sea tu amigo, tu padre, tu madre, tu hijo, o tu amor. (Como se destruye un virus o dos). Porque si se vuelve contra ti no es tu amigo, ni tu padre, ni tu madre, ni tu hijo, ni tu amor. Gloria Fuertes

OM101_el_huevo_andy_weir

El Huevo, de Andy Weir

Ibas camino a tu casa cuando falleciste. Fue un accidente de tránsito. Nada extraordinario, pero sin embargo fatal. Dejaste atrás una esposa y dos hijos. Fue una muerte indolora. Los paramédicos dieron todo de si para salvarte, pero no hubo caso. Tu cuerpo estaba tan destrozado, que hasta fue mejor así, créeme. Y fue entonces que nos encontramos. “¿Qué… qué pasó?” Preguntaste. “¿Dónde estoy?” “Moriste”, respondí con naturalidad. No tenía sentido medir mis palabras. “Había… un camión y estaba derrapando…” “Sip”, dije. “Yo… ¿morí?”. “Sip. Pero no te sientas mal al respecto. Todos mueren”. Miraste alrededor. No había nada. Solo tu y yo. “¿Qué es este lugar?” Preguntaste. ¿Es el más allá? “Más o menos”. “¿Usted es Dios?” “Sí, soy Dios”. “Mis hijos… mi esposa”. Preguntaste. “¿Qué hay con ellos?” “¿Estarán bien?” “Eso me gusta. Acabas de morir y tu principal preocupación es tu familia. Eso es muy bueno”. Me miraste con fascinación. Para ti, no me veía como dios. Sólo me veía como un tipo común. O posiblemente una mujer. Una vaga figura de …