Columnas

Pinta bien sobre un papel, pero después se ve borroso

Pinta bien sobre el papel pero luego se ve borroso

Muchas personas opinan que la debilidad se mide en la sensibilidad, vulnerabilidad, etc. y que la fortaleza la tiene aquel que no llora, es frío y déspota.

Bajo mi punto de vista, las personas más fuertes a corto y a largo plazo son aquellas que se muestran como son; con sus debilidades, aquellas que lloran, que sienten y expresan lo que sienten.

Por lo contrario, las personas inseguras y débiles son aquellas que se sumergen bajo un caparazón para mostrar algo que no es y a la larga lo acaban sufriendo.

Si exteriorizas tus sentimientos estás más expuesto o eres susceptible a que te hieran. Eso está clarísimo, pero lo que hay que sacar de esto es que el dolor te hace fuerte y el no sacar a flote lo que llevamos inmerso dentro de nosotros puede llevarnos a tener muchos quebraderos de cabeza.

El lidiar con nuestros sentimientos, es solamente un aprendizaje nuestro, que nadie puede enseñarnos.

Así que si te consideras una persona débil por llorar, expresar lo que sientes continuamente y mostrarte al mundo tal y como eres, ¡tienes que darte por satisfecho!

Porque hoy en día cada vez es más complicado encontrarte con gente real, transparente y que no finja constantemente.

Las personas reales son personas auténticas. Puedes percibir cuando están nerviosas ya que no consideran que los temblores de su voz y los momentos de dudas acerca de lo que se va a decir sean una debilidad. Por consiguiente, no se arrepentirán de haberse mostrado de esa manera ni tratarán de disimular su estado de ansiedad con cualquier excusa que sirva para interrumpir la comunicación.

Está claro que pasarán un mal rato, tratarán de expresarse de la manera más sincera posible e incluso se referirán a su propio estado de nerviosismo sin ningún tipo reparo.

Pero después se quedan a gusto, en paz y tranquilos consigo mismo.

Nos hemos transformado en personas tan competitivas que hemos abrazado la idea de dar una imagen falsa de nuestra personalidad para encontrar un hueco en la sociedad. Eso conlleva que sea relativamente normal fingir felicidad para generar más aceptación a los demás.

Las personas auténticas rechazan el mandato de estar siempre contentas y felices, independientemente de las circunstancias, porque viven según una filosofía y unos valores en la que incluso el dolor y la frustración son emociones naturales y deben ser aceptadas.

Las personas reales también ofrecen a los demás cumplidos de manera espontánea, incluso en situaciones en las que no son esperadas y que no cualquiera se atrevería a hablar. Eso implica que no se preocupan por si eso genera estar “por debajo de otra persona” después de realizar dicho halago.

Las personas auténticas dejan claro cuándo están decepcionadas o enfadadas por algo, en vez de recurrir a ciertas estrategias para “vengarse” del otro, como por ejemplo dejar de hablarle sin dar explicaciones sobre lo que les ha sentado mal o incluso ocultar su decepción. Prefieren comunicar antes de agradar constantemente.

Dicho de otra manera, no se muestran pasivo-agresivas ante los conflictos, sino que actúan de manera consecuente y muestran su rechazo ante cosas que consideran injustas, ateniéndose a veces a consecuencias negativas.

Cuando una persona auténtica hace algo movida por sus valores, creencias o una simple intuición, explica sus motivos con transparencia. Eso significa que renuncia a la posibilidad de esconder su ignorancia acerca de lo que va a pasar recurriendo a argumentos aparentemente racionales para que parezca que su criterio es merecedor de una mayor credibilidad.

Las personas auténticas no huyen de las situaciones en las que hay que cooperar con otros o pedir ayuda. Aunque no todas tienen por qué disfrutar de la compañía de los demás, no dudan en buscar respaldo en sus círculos sociales y abrirse en sus sentimientos más profundos y vulnerables y lo hacen sin tratar de hacer pasar esa situación para proteger su ego.

Leticia Rey
@mindfulness_lr

Puedes leer más artículos de Leticia clicando aquí. Estos son algunos de ellos:

– Los beneficios de llorar
– Mi salto cuántico
Vive de tu esencia
– Habilidades ocultas | Up in the air 

Foto de Ahmad Odeh