Columnas

“Hold on, we’re going home”

Om101 hold on we're going home

¿Cuantas veces os ha pasado que entráis en alguna casa y os sentís “como en casa”? Para mí, la diferencia entre hogar y una casa, es que el hogar tiene alma y la casa es un lugar sin ella.

La palabra hogar viene del término focus del latín y señala el lugar donde se enciende una hoguera, las familias encendían fuego y se juntaban para entrar en calor. En este sentido, la palabra hogar se relaciona con ese punto de unión y esa sensación de calor y de pertenecía.

Muchas veces entramos en casa de alguien; algún amigo, conocido, etc. y de inmediato respiramos ese calor, esa paz y esa sensación de “estar en casa”, pues seguramente ese lugar es un sitio que se respira amor, que sus habitantes te hacen sentir como tal y que eres un miembro más de la familia.

No cuanta más gente haya en un lugar vas a sentirte más acompañado, puedes estar rodeado de personas y sentirte solo. Pues en este ámbito es exactamente igual, puedes estar solo en tu pequeño estudio, sentir esa calidez y estar encantado, porque sientes que no hay ningún sitio que te arrope más que ese y te transmita más serenidad.

Por lo tanto, una casa es un lugar que está solamente habitado por personas.

De hecho, cuando alguien está pasando por un mal momento y tiene su hogar, prefiere permanecer en él hasta que se recomponga ya que es la manera de mantener la paz y el equilibrio. En cambio las personas que no están a gusto en su “casa” huyen de ella, tan solo para no pensar y para evadirse de todo lo que les rodea.

Un hogar no se vende, una casa sí.

Leticia Rey
@mindfulness_lr

Puedes encontrar más artículos de Leticia en este link.

Foto de Sejkko