Columnas

Calma tu mente y sé imparable, por Hervé da Costa

Om101 Calma tu mente y se imparable

Con el incesante aumento de gente quemada en el trabajo, la práctica de mindfulness para combatir el agotamiento profesional también está en auge. El mindfulness es una herramienta esencial que todos los líderes necesitan. Te prepara emocionalmente, te otorga una actitud positiva, te protege de la “polución” en la oficina y te libera de obstáculos mentales del pasado. Sin embargo, su práctica dentro de las empresas no se ha extendido suficientemente. Su uso, desafortundamente, se limita muy a menudo a reducir el estrés o aumentar la resiliencia. 

El verdadero potencial del mindfulness va muchísimo más allá. Vamos a explorarlo juntos.

El enemigo de ser “mindful” —el estado en el que somos totalmente conscientes tanto de nosotros mismos como del resto— es pensar sin darnos cuenta que estamos pensando. Aprender a ser conscientes de nuestras decisiones inconscientes y nuestro sabotaje interno te cambia realmente la vida. Ayuda a aclararnos sobre lo que realmente queremos en nuestras vidas y revela nuestra autoestima natural.

Para un manager, es simplemente un “must”.

Me gustaría que te dieras cuenta de la cantidad de cosas que pasan por tu mente y practicaras cómo ponerlas a un lado, reduciendo tu ruido interno y centrándote en un pensamiento simple: pensar en nada. Esta práctica puede ser mágica. Puede que te haga sentir como que te estás cogiendo unas vacaciones lejos de ti mismo.  

Vamos a hacer un ejercicio. Me gustaría que cogieras tu libreta y escribieras 10 maneras para calmar tu mente ajetreada, 10 cosas que de forma realista puedes hacer. Para ayudarte con ello, te comparto algunos ejemplos que todo el mundo puede hacer. No hay una forma equivocada  de hacerlo. Se trata de sentir y experimentar. No se trata de pensar. De lo contrario, se trata de reducir de forma drástica la cantidad de tiempo que pasamos pensando.

Camina solo por un parque, en silencio. Apaga el móvil. Escucha los sonidos de los árboles. Cierra tus ojos y escucha el viento pasar entre las hojas. Nota las diferentes pautas y texturas del sonido. Si un pensamiento aparece, date cuenta de ello, déjalo pasar y concéntrate en el sonido de los árboles. Bienvenido a la meditación.

Corre, camina, monta en bicicleta. Haz ejercicio suave mientras te concentras en tu respiración, en la belleza del paisaje a tu alrededor, o simplemente en la paz del lugar donde estás. Evita escuchar la radio u otro ruido frenético que te distraiga, no escuches nada, excepto tal vez alguna música relajante y tranquila.

Escucha Música. Melodías que se centran más en los sonidos (sentimientos) que en conceptos o historias (pensamientos). Baila música que te encante. Esta es una gran manera para cambiar tu actitud y ponerte de buen rollo. ¡No pienses! Solo baila. Mueve tu cuerpo y siente cómo está vivo.

Haz una siesta.

Cuenta objetos en la calle. Observa sus formas como si fueran algún tipo de expersión artística. Fíjate atentamente en estas formas. Esta es una de las mejores técnicas que descubrí durante un workshop de crecimiento personal en California: simple, pero muy poderosa. Gracias a esta técnica, en menos de 10 minutos, muchos de mis clientes se sorprenden al sentir un gran alivio y descubrir el ojo del huracán de su ansiedad.

Mientras comes, cierra los ojos con cada trago. Recréate en el sabor de lo que está en tu boca, saborea delicadamente los diferentes sabores, la variedad de texturas. Céntrate en el sabor, en comer despacio. En uno de mis workshops, ponemos a gente en parejas para dar de comer a la otra de un plato pequeño. Este ejercico puede cambiar completamente tu relación con la comida y ayudarte a darte cuenta de la importancia de comer en un ambiente tranquilo y centrando la atención en el momento, en el ahora. Hará que el maravilloso gozo de comer duré mucho más… y posiblemente también te ayude a perder peso.

La buena noticia es que hay muchas formas de calmar la mente. Prueba algunas técnicas y descubre cuál funciona para ti. Más tarde, puedes crear tu propia práctica regular. Por ahora, es importante que entiendas cómo puede existir, y de hecho existe, “polución” en tu mente.

Hervé

Hervé da Costa es coach profesional de equipos directivos y autor del libro What Color Is Your Sky? Puedes leer más artículos suyos en LinkedIn.