Meditación

Meditaciones Taoístas

Om101 Meditaciones Taoistas

Origen y significado

El Taoísmo (o Daoísmo) es una religión y filosofía China, que se remonta a la época de Lao Tzu (o Laozi). Enfatiza la vida en armonía con la naturaleza, o Tao, y su principal texto es el Tao Te Ching, que data del siglo XI a. de C. Más tarde algunos linajes del taoísmo fueron también influenciados por las prácticas de meditación budistas que llegaron de la India, especialmente en el siglo VIII d. de C.

La principal característica de este tipo de meditación es la generación, transformación, y circulación de energía interior. Su propósito es calmar el cuerpo y la mente, unificar cuerpo y espíritu, encontrar paz interior y armonía con el Tao. Algunos estilos de meditación taoísta se centran especialmente en mejorar la salud y aumentar la longevidad.

Cómo se practica

Existen muchos tipos de meditación taoístas. Compartimos algunos de ellos:

  • Meditación del vacío (Zuowang): consiste en sentarse tranquilo y vaciarse de toda imagen mental (pensamientos, sentimientos, etc.), para “olvidarse de todo”, con el objetivo de experienciar calma interior y vacío. En este estado se consigue la fuerza vital. Esta práctica es similar a la disciplina del “ayuno de corazón y mente” de Confucio, y es recordada como “el camino natural”. Uno simplemente deja que pensamientos y sensaciones surjan y se desvanezcan ellos mismos, sin involucrarse o ir detrás de ninguno de ellos.
  • Visualización (Cunxiang): una práctica esotérica de visualización de diferentes aspectos del cosmos en relación con el cuerpo y la vida de uno mismo.
  • Meditación de la respiración (Zhuanqi): nos concentramos en la respiración, hasta que ésta se calma totalmente. A veces esto se consigue simplemente observando la respiración de forma tranquila (similar a la práctica de la meditación mindfulness del budismo); en otras ocasiones, se consigue a través de seguir ciertos patrones de exhalación e inhalación, de manera que uno es consciente de los dinamismos de Cielo (en su acepción espiritual) y Tierra a través del ascenso y descenso de la respiración (similar al Pranayama en yoga).
  • Visión Interior (Neiguan): se practica visualizando el interior de la mente y del cuerpo, incluyendo los órganos, “deiades interiores”, movimientos qi (fuerza vital), y procesos de pensamiento. Es un proceso de familiarización con la sabiduría de la naturaleza en nuestro cuerpo. Existen instrucciones específicas para realizar esta práctica, de manera que es necesario disponer de un buen libro o un profesor que nos guíe.
  • Alquimia Interna (Neidan): una práctica compleja y esotérica de auto-transformación utilizando la visualización, ejercicios de respiración, movimiento y concentración. Algunos ejercicios Qigong son formas simplificadas de prácticas de alquimia interna.

La mayoría de estas meditaciones se practican sentándose en el suelo con las piernas cruzadas, y la espalda recta. Los ojos se mantienen medio cerrados fijando la mirada en la punta de la nariz. El maestro Liu Sichuan enfatiza que, a pesar de que no es sencillo, idealmente deberíamos meditar “uniendo mente y respiración”. Para quien le resulte demasiado difícil, Sichuan recomienda concentrarse en la parte baja del abdomen (dantian).

Aprende más

¿Es para mi?

Gente que está más conectada con su cuerpo y la naturaleza tal vez les guste probar la meditación Taoísta y disfruten aprendiendo un poco más sobre su filosofía. O si practicas artes marciales o Tai Chi, también puede ser de tu interés. Sin embargo, no es tan fácil encontrar centros y profesores Taoístas como de Yoga o Budismo.

Este artículo pertenece a la serie Meditación101 – Guía Básica de Meditación. Click aquí si quieres leer sobre otros Tipos de Meditación.