Inspírate

What Fills The Gap? / ¿Qué llena el vacío? Will Cady & Alan Watts

What Fills The Gap? ¿Qué llena el vacío? Will Cady & Alan Watts

Sentado en esta habitación, piensas que realmente estás aquí. Bueno, te has autoconvencido de ello. Has actuado tan bien, que sabes que esto es el mundo real.

Pero te lo estás imaginando.

No nos hemos dado cuenta que vida y muerte, negro y blanco, bueno y malo, ser y no ser, vienen del mismo centro. Implican al otro. Lo que eres básicamente, en lo más profundo, en lo más adentro, es simplemente el tejido y la estructura de la existencia en sí misma.

Arden los libros y las historias se desvanecerán. La fuerza de nuestros brazos no puede luchar en contra del tiempo. La corriente de viento continúa retumbando. Presta atención a las nubes que traen tormenta, en su interior una libertad susurra. Llamándote, llamándote a casa. Diciendo “Oh el tiempo pasará y reducirá tus huesos a cecinas”. En un relámpago, ¿qué llena el vacío entre que golpea y que tú te enteras?

¿Qué existe? La realidad en sí misma es maravillosa, es la plenitud del placer total.

Los hechos mantienen tus pies en el suelo, la mente vagabundea persiguiendo el sonido de la nube de tormenta que susurró en casa. Entre la verdad y lo que vemos, el trueno desafía lo que elegimos creer. Haciéndose eco del tamaño de nuestro mundo. Oh el tiempo pasará y reducirá a cenizas nuestros huesos. En un relámpago, ¿qué llena el vacío entre que golpea y que tú te enteras?

No tiene sentido simplemente mantener la felicidad. Supongamos que fueras capaz, cada noche, de soñar cualquier sueño que quisieras soñar, y que pudieras por ejemplo tener el poder de en una noche soñar 75 años totales. Y naturalmente al iniciarte en esta aventura de sueños, irías cumpliendo todos tus deseos. Disfrutarías de cualquier tipo de placer que pudieras concebir. Y después de muchas noches de 75 años de placer total en cada una de ellas, dirías “ahora, tengamos una sorpresa. Tengamos un sueño que no controlemos”. Y cada vez serías más y más atrevido, y te arriesgarías más con lo que soñar, hasta que finalmente soñarías… donde estás ahora.