Meditación

Tipos de Meditación

om101_tipos_de_meditacion

La meditación es una práctica que se originó en la India hace varios miles de años a. de C. Durante todo este tiempo no ha dejado de practicarse y extenderse alrededor del mundo, desarrollándose nuevas corrientes y todo tipo de variaciones. Existen literalmente cientos de tipos de meditación, si no miles.

Catalogar y listar todos los tipos de meditación se convierte por lo tanto en misión imposible. El objetivo de este artículo es otro, sin embargo, es aportarte una primera sencilla y práctica mirada a las grandes corrientes de meditación. Éstas varían en cuanto a la práctica en sí, pero también en sus objetivos y su mayor o menor trasfondo espiritual y religioso. Si no has practicado nunca meditación, esta guía puede ayudarte a intuir cuál crees que puede ser el tipo de meditación que mejor se adapte a ti. O si ya meditas con cierta regularidad, puedes descubrir nuevos tipos de meditación que te ayuden a profundizar y avanzar en tu práctica. No existe una meditación que es mejor o pero que otra, la mejor meditación es aquella que funciona para ti, en este particular momento de tu vida.

La clasificación que a continuación te mostramos está basada principalmente en el trabajo de Giovanni Dienstmann para su web Live & Dare, complementada con otras fuentes que iremos enlazando.  

Los 2 (o 3) grandes tipos de meditación mindfulness

Los científicos suelen clasificar la meditación en función de la manera en la que se centra la atención: la atención concentrada y la atención abierta.

La meditación de atención concentrada consiste en centrar la atención en un objeto en durante toda la práctica. Este objeto puede ser la respiración, un mantra, una visualización, una parte del cuerpo, un objeto externo, etc. A medida que progresamos en nuestra práctica, aumenta nuestra habilidad para mantener el flow de la atención en el objeto elegido, y las distracciones se vuelven menos comunes y desaparecen antes. Tanto la profundidad como la estabilidad de la atención se van desarrollando.

Ejemplos de este tipo de meditación: Samatha (meditación budista), algunas formas de Zazen, meditación del amor bondadoso, meditación de los chakras, meditación Kundalini, Pranayama, algunas formas de Qigong, y muchas otras.

La meditación de la atención abierta no centra la atención en un objeto en concreto, sino que la mantenemos abierta a todos los aspectos de nuestra experiencia, sin juicios ni apegos. Todas las percepciones, tanto internas (pensamientos, sentimientos, recuerdos, etc.) como externas (sonidos, olores, etc.) son reconocidas y observadas por lo que son. Es un proceso de observación y escucha no reactiva de la experiencia de cada momento, sin implicarnos en ella. Ejemplos de este tipo de meditación son: la meditación mindfulness (o la atención plena), Vipassana, y algunos tipos de meditación Taoísta.

Existe un tercer tipo de meditación que podemos denominar meditación de la presencia sin esfuerzo, consistente en no centrar la atención en nada en particular, sino dejarla reposar en ella misma: tranquila, vacía, estable e introvertida. También podemos llamarla atención sin elección o del puro ser.

De decho este es el verdadero propósito detrás de cualquier tipo de meditación. Todas las técnicas tradicionales de meditación reconocen que el objeto de concentración, incluso el proceso de observación, es sólo una forma de entrenar la mente, de manera que pueden descubrirse el silencio interior sin esfuerzo y estados de conciencia más profundos. Con la práctica continua, se dejan atrás tanto el objeto de concentración como el proceso en sí mismo, de manera que nos quedamos solos con nuestro verdadero yo.

En algunas prácticas este es el único objetivo desde un inicio. Ejemplos son la meditación de la autoindagación de Ramana Mahrishi, algunas formas de meditación Taoísta, y algunas formas avanzadas de Raja Yoga. Desde nuestro punto de vista, este tipo de meditaciones siempre requieren de de un entrenamiento previo para ser efectivas, aunque esto a veces no se dice explícitamente, sino que se da por hecho.

Principales corrientes de meditación

La meditación es una práctica milenaria adoptada por la mayoría de religiones, de ahí que la clasificación de los diferentes tipos de meditación puede realizarse en función de la religión u origen de procedencia. Pero su práctica es completamente independiente de la religión o espiritualidad. Es decir, no hay que tener ciertas convicciones religiosas o espirituales para poder practicarlas y obtener sus beneficios. Por ejemplo, a los centros budistas de ciudades occidentales acuden a diario cientos de personas a meditar que no son budistas.

A continuación te explicamos algunas de las meditaciones más populares, con una breve descripción de la misma y un enlace a su artículo específico con mucho más detalle.

1. Meditación Budista

La meditación es la práctica budista por excelencia. El Budismo es un medio de transformación individual y social. La palabra Buda es un título o un epíteto y no un nombre. Significa “alguien que está despierto” en el sentido de haberse “despertado a la realidad”. El Buda fue un ser humano que, a través de esfuerzos tremendos, se transformó y trascendió su limitación humana creándose en él un nuevo orden de ser: un ser iluminado. Hay muchas y variadas técnicas de meditación budista dependiendo de cada tradición y escuela. Las más populares son:

  • Meditación Zen. Es una técnica ancestral desarrollada por el budismo zen. El zen – Dhyana en sánscrito – remonta a la experiencia de Buda Shakyamuni, quien realizó el despertar en la postura de zazen en el siglo VI DC. Esa experiencia se transmitió sin interrupción de maestro a discípulo, formando así la línea zen. La postura Zazen es la postura tradicional del loto, practicada por el ser humano desde la prehistoria. Leer más
  • Meditación Vipassana. Vipassana significa ver las cosas tal como son. Es una de las técnicas de meditación más antiguas de la India. Se enseñaba en la India hace más de 2500 años como una cura universal para problemas universales, es decir, como un arte, el Arte de Vivir. Es un proceso de auto-purificación mediante la auto-observación. Leer más.
  • Meditación Mindfulness (o Atención Plena). Es una adaptación moderna de las prácticas tradicionales de meditación Budista, especialmente Vipassana. La meditación Mindfulness se puede practicar o realizar de muchas maneras, por ejemplo mediante la respiración consciente, el escaneo corporal, caminar conscientemente, yoga, etc. Leer más.
  • Meditación del Amor Bondadoso (Metta Bhavana). Está meditación utiliza palabras, imágenes y sentimientos que evocan amor y bondad hacia nosotros y los demás. Cada vez que recitamos ciertas frases, expresamos una intención, plantando la semilla de deseos de amor una y otra vez en nuestro corazón. Con un corazón bondadoso y lleno de amor como telón de fondo, todo lo que nos proponemos, todo lo que nos sucede fluirá de forma natural. Leer más.

2. Meditación Hindú (Védica y Yóguica)

En el hinduismo, la meditación, acompañada de otras prácticas como el yoga, el ayuno, la abstinencia, buscan abrirnos al estado natural del ser humano, ver quiénes y cómo somos, así como comunicarnos con la Divinidad.

  • Meditación con Mantras (o Meditación del OM). Los mantras, o mejor dicho, su repetición nos ayudan a llegar a un estado de relajación e interiorización que propician el estado meditativo. Leer más
  • Meditación Trascendental. Esta técnica de meditación también está basada en la repetición de mantras. Tanto la técnica de meditación como el movimiento fueron creados en India a mediados de los años cincuenta por Majarishi Majesh Yogui (1917-2008) y alcanzó extensión mundial en los años sesenta. Leer más.
  • Meditaciones de Yoga. No existe un único tipo de meditación que se llame ¨Meditación Yógica¨, por este término entendemos cualquier tipo de meditación enseñada en la tradición del Yoga. Leer más

3. Meditación China

Los ejercicios de meditación china tienen una historia de mas de 5000 años y han evolucionado tanto hasta nuestros días, al punto de convertirse en verdaderos programas de entrenamientos para la mente, el cuerpo y los sentidos. En su camino evolutivo se formaron diferentes corrientes de práctica que incluyeron a distintos grupos étnicos, sociales y culturales. Estas son 2 de las prácticas más populares:

  • Meditaciones Taoístas. El taoísmo es una religión y filosofía china que data de la época de Lao Tsé y enfatiza el vivir en armonía con la naturaleza o Tao. La principal característica de la meditación taoísta es su enfoque en la generación, transformación y circulación de la energía interior. Leer más.
  • Chi Kung (Qigong). El qigong se practica generalmente con objetivos orientados al mantenimiento de la salud, pero también en algunos casos, especialmente en China, se puede prescribir con objetivos terapéuticos específicos. Leer más

4. Meditación Cristiana

Es el proceso de enfocarse deliberadamente en pensamientos acerca de Dios, Su palabra y Su obra. La meditación es una expresión de la oración cristiana. Se hace con ayuda de algún libro o escrito como la Biblia, los textos litúrgicos del día, escritos de los padres de la Iglesia o de los santos, etc. En este artículo te explicamos más sobre ella.

Existe un último tipo de meditación que diferenciamos del resto, ya que se distingue por su forma de meditar, más que por su contenido. Éste puede ser similar a cualquiera de los 4 tradiciones de meditación recién descritas. Se trata de la meditación guiada, que cuyo su nombre indica, se trata de meditaciones en audio y/o vídeo que a través de una voz guían la práctica. Es una buena manera de iniciarse en la meditación cuando no podemos acudir a un centro de meditación o unirnos a un grupo. 

Este artículo pertenece a la serie Meditación101 – Guía Básica de Meditación. Clicka aquí si quieres leer más sobre meditación.

Fotos de Craig Whitehead